Logo del Ministerio Sección Española en Lyon

Menú

Buscador

Links de navegación

Contenidos de Geografía e Historia para Bachillerato

2.3 Bachillerato.

Geografía e Historia de España.

La enseñanza de «Geografía e Historia de España» en los programas españoles en el exterior constituye un medio particularmente propicio para la promoción y difusión de la cultura y la lengua españolas en el marco de sistemas educativos de otros países.

La acción educativa en el exterior ofrece una oportunidad excepcional para presentar una visión equilibrada y objetiva de la historia de España, que ofrezca una visión plural e integrada de su pasado y aporte claves para un estudio racional, abierto y crítico. Este estudio ha de dirigirse a la búsqueda de claves que permitan una mejor interpretación y conocimiento de su presente, y que contribuyan a difundir en el exterior un proyecto de futuro profundamente comprometido con los valores de la paz, la democracia, la justicia y la igualdad, los derechos humanos, el progreso y la cooperación internacional.

Uno de los rasgos distintivos de la historia de España es precisamente la importancia de su proyección exterior y su relación con ámbitos geográficos amplios, y en particular con las demás naciones de Europa, de la cuenca mediterránea y con el continente americano. Este es un valor que no puede pasarse por alto en los programas que se establezcan.

Por otra parte, la diversidad y riqueza de su pasado, así como la relevancia de las aportaciones de España a la historia universal, convierten en indispensable su presencia en cualquier programa de historia, lo que da pie para que se desarrollen estos temas de manera particular, con un enfoque científico y abierto que evite la formación de imágenes superficiales o acríticas y fomente, en cambio, la adquisición de conocimientos a través del estudio científico de fuentes diversas, del análisis, la confrontación de opiniones y la argumentación.

A este respecto, la búsqueda de elementos históricos compartidos y el estudio de las múltiples interrelaciones entre España y el país en el que se encuentre establecido el programa permitirán desarrollar estos componentes comunes, atendiendo tanto a hechos políticos como a fenómenos socioeconómicos o demográficos, y prestando una especial atención a los aspectos culturales, artísticos y lingüísticos.

Se fomentará así un análisis profundo, plural y abierto, haciendo hincapié en los intercambios y el enriquecimiento mutuo, y sin perder nunca de vista que el objetivo del estudio del pasado no es otro que la interpretación del presente y la proyección sobre el futuro.

La riqueza del patrimonio artístico español y la calidad de la aportación de los artistas españoles en todas las épocas al acervo universal es un hecho que no puede nunca obviarse en la clase de historia. El aprecio del que goza el arte español y su presencia destacada en las colecciones de cualquier centro museístico de importancia ofrece a menudo la oportunidad de visitas y actividades extraescolares.

El docente de historia ha de plantearse como objetivo primordial el empleo apropiado de la terminología y del vocabulario histórico, y el aprendizaje de las técnicas de comentario de textos; y aprovechar la clase de historia para convertir la materia en un instrumento eficaz de aprendizaje activo de la lengua española.

Por su propia naturaleza, la historia incluye el uso de fuentes muy diversas, con textos redactados en registros muy diferentes, ofreciendo a los alumnos una variedad documental casi inagotable: crónicas, narraciones, textos jurídicos o constitucionales, proclamas políticas, noticias o artículos periodísticos, ensayos, memorias, fragmentos literarios, testimonios cinematográficos, estadísticas y gráficos, mapas, árboles genealógicos, etc. Además, como saber vertebrador de las ciencias humanas, el enfoque globalizador de la historia, de una manera muy particular y característica que distingue a la disciplina, proporciona al estudiante la oportunidad de enriquecer su vocabulario en los campos más diversos: desde la economía al arte, pasando por las técnicas, la cronología, las ideas y mentalidades, la vida cotidiana o la terminología política.

Asimismo, el análisis e interpretación de los hechos históricos exige el uso de la argumentación, obligando al estudiante a justificar sus respuestas mediante el uso de un lenguaje complejo y articulado, que no será nunca una mera transcripción de una lección memorizada, sino su reformulación para buscar las múltiples causas, narrar y explicar el desarrollo de los acontecimientos, exponer las consecuencias, argumentar a favor o en contra de las diferentes interpretaciones u opiniones.

Esta forma de trabajar propia de la clase de historia fomenta el uso del debate y de la exposición oral y escrita, facilita el dominio de todos los recursos de la expresión, impulsa la práctica de la narración y la explicación, desarrolla la percepción de los matices y las diferentes acepciones de las palabras, y fomenta el uso de estructuras sintácticas cada vez más complejas.

Por último, el uso de las nuevas tecnologías permite la utilización en clase de eficaces medios e instrumentos en el aprendizaje activo.

2.3.1 Objetivos.

La enseñanza de la «Geografía e Historia de España» tendrá como finalidad el desarrollo de las siguientes capacidades:

Identificar y situar en el tiempo y en el espacio los procesos, estructuras y acontecimientos más relevantes de la historia de España, valorando sus repercusiones en la configuración de la España actual.

Conocer y comprender los procesos más relevantes que configuran la historia española contemporánea, identificando las interrelaciones entre hechos políticos, económicos, sociales y culturales, analizando los antecedentes y factores que los han conformado.

Fomentar una visión integradora de la historia de España, que respete y valore tanto los aspectos comunes como las particularidades específicas.

Situar el proceso histórico español en sus coordenadas internacionales para explicar y comprender sus implicaciones e influencias mutuas para ser capaces de tener una visión articulada y coherente de la historia, con especial relación con el país en el que se desarrolle el programa.

Identificar los cambios coyunturales y los rasgos permanentes del proceso histórico por encima de los hechos aislados y de los protagonistas concretos, con el fin de lograr una visión global de la historia.

Conocer las normas básicas que regulan nuestro ordenamiento constitucional español.

Emplear con propiedad la terminología y el vocabulario históricos en español.

Conocer e identificar los rasgos geográficos que definen el territorio español.

Conocer, disfrutar y valorar el patrimonio artístico español.

2.3.2 Contenidos.

I. España y su territorio.
Medio natural y social.
El espacio económico y las desigualdades territoriales.

II. Antecedentes históricos de la España contemporánea
Pervivencia del legado romano en la cultura hispánica.
La diversidad de la península Ibérica en la Edad Media.
La monarquía hispánica: los Reyes Católicos y los Austrias.
Expansión e imperio de ultramar.
El siglo XVIII: reformismo e ilustración.


III. España en el siglo XIX.
La crisis del Antiguo Régimen. La Guerra de la Independencia. La Constitución de 1812.
Absolutismo frente a liberalismo. La independencia de la América española.
Construcción y consolidación del Estado liberal: del reinado de Isabel II a la Restauración.
Transformaciones económicas, cambios sociales y culturales en el siglo XIX.


IV. España en el siglo XX.
Crisis del Estado liberal. Transformaciones económicas, cambios sociales y culturales en primer tercio del siglo XX.
La Segunda República.
La Guerra Civil.
La dictadura franquista.


V. La España actual.
La transición a la democracia. La Constitución de 1978 y el Estado de las Autonomías.
Los gobiernos democráticos. Cambios sociales, económicos y culturales.
España en la Unión Europea. El papel de España en el contexto europeo y mundial.


VI. El patrimonio artístico español.
Ejemplos significativos del patrimonio artístico español.

Pie de página

© Ministerio de Educación